2.04.2012

Querido Invierno:

No es que no me gustes, al contrario, me encantas, pero tampoco es para que traigas semejantes olas de frío, que te cueles por cada rendija y no desaparezcas. Ahora mismo estoy escribiendo esta ''carta'' y no me siento los dedos, los tengo congelados. Puede que a ti no te importe, eres así de frío por naturaleza, pero soy una chica del sur, y en el sur predomina tu gran amigo Verano, si, es todo lo contrario a ti, cálido, a veces demasiado, pero una chica del sur está acostumbrada. Capas y capas de ropa, manos frías, demasiado frías, labios morados a pesar del frío, a penas puede circular la sangre por ellos, al revés que en mis mejillas, muy rojas comparados con mi piel tan blanca. Sentada en la cama, con mantas y estufa puesta. Con un buen libro esperando a ser leído, esperando a que me adentre en su mundo mientras contemplo la fría puesta de sol desde mi ventana. Echo de menos esos días lluviosos y de tormenta en los que tan solo el sonido de las gotas de agua al chocar contra el suelo era lo más relajante.

Por cierto, dile a tu amigo Verano, que se acabaron sus vacaciones.

Noelia.xx